Dom. Feb 25th, 2024
El Mundo. (2023). Luca de Meo, consejero delegado de Renault Group, junto al prototipo eléctrico del Renault 5El Mundo [Image]. Recuperado de https://www.elmundo.es/motor/2022/04/14/62570ea0e4d4d805238b4577.html

Renault ha anunciado el lanzamiento de Ampere, su filial independiente dedicada exclusivamente a la fabricación de vehículos eléctricos asequibles. Ampere tiene como objetivo principal producir autos eléctricos por menos de 20.000 euros, marcando así un hito en el sector automotriz.

Ampere se proyecta con ambiciones planes y opciones de salida a bolsa

Ampere, liderada por Luca de Meo, quien también se desempeña como CEO de Renault, tiene ambiciosos planes para el futuro. Se espera que la facturación de Ampere alcance los 10.000 millones de euros para el año 2025 y se duplique a 25.000 millones en 2031, según declaraciones recientes del ejecutivo. La posibilidad de una salida a bolsa para Ampere está sobre la mesa, aunque se ha retrasado, y Luca de Meo ha mencionado que la captación de fondos en el mercado permitiría acelerar proyectos y tomar decisiones más audaces.

En una videoconferencia reciente con un grupo limitado de medios de comunicación, de Meo explicó las diferentes opciones para la salida a bolsa de Ampere, destacando la importancia de fomentar una cultura de desempeño y transparencia. Sin embargo, también reconoció los desafíos que enfrentará Ampere en el complejo mercado financiero, especialmente ante la competencia de los fabricantes chinos en el segmento de vehículos eléctricos.

Ampere aborda la competencia con fabricantes chinos de coches eléctricos

Renault se enfrenta a desafíos significativos en un mercado financiero complejo, marcado por la fuerte competencia de fabricantes chinos en el segmento de vehículos eléctricos. La posible salida a bolsa de Ampere, la filial de coches eléctricos de Renault, se complica al compararse con valoraciones de otras neomarcas, como Polestar, que alcanzó una valoración considerable tras vender más de 50.000 coches eléctricos el año pasado.

En medio de este desafío, Renault comparte su negocio de motores de combustión con la compañía china Geely. Esto implica que Renault ha establecido una asociación estratégica con la empresa china Geely en relación con la fabricación y desarrollo de motores de combustión interna. En este contexto, compartir el negocio sugiere una sinergia en la que ambas compañías pueden beneficiarse mutuamente al trabajar juntas en el diseño, producción y posiblemente la investigación y desarrollo de motores de combustión para vehículos. Reconociendo la necesidad de recursos externos, Renault busca acelerar su crecimiento mediante inversiones estratégicas de socios como Nissan y Mitsubishi, con la posibilidad de que Qualcomm se sume a esta iniciativa. Estas inversiones se destinan a gastos de capital para impulsar la iniciativa y fortalecer la investigación y desarrollo (I+D) de la compañía.

Esta nueva estrategia para superar los desafíos que presentan la competencia china en el mercado, también abarca áreas de negocio en movilidad, energía renovable y reciclaje, marcando una evolución en la visión de la compañía Renault. Anticipándose a las regulaciones europeas, que prohíben la venta de coches a combustión a partir de 2035, Renault también ha reforzado su compromiso con la movilidad sostenible, enfocándose en la producción y comercialización de coches eléctricos.

Por otra parte, Ampere, la filial independiente de Renault, busca igualar precios entre vehículos de combustión y eléctricos, con el objetivo de reducir un 40% los costes de fabricación en el segmento C del mercado automotriz. Con previsiones de que los coches eléctricos representarán al menos el 50% del mercado europeo, Ampere establece un plan escalonado para alcanzar un millón de vehículos eléctricos, con metas específicas de producción y cifras de negocios proyectadas para 2025 y 2031. Luca de Meo, CEO de Renault y Ampere, destaca la importancia de llegar al consumidor general en el mercado de coches eléctricos, superando la etapa inicial del coche eléctrico, tradicionalmente adoptado por entusiastas y aquellos con capacidad económica para hacerlo.

Renault y Ampere en la era de los coches eléctricos

A pesar de estos desafíos, Renault, a través de Ampere, busca consolidarse en el mercado de coches eléctricos y aprovechar la creciente demanda de vehículos de cero emisiones. Ampere, que inició operaciones en noviembre de este año como una entidad independiente, cuenta con 11.000 empleados, de los cuales el 35% son ingenieros. Además de la fabricación de coches eléctricos, Ampere se encargará del desarrollo de tecnología y software para estos automóviles.

Las metas de producción de Ampere son ambiciosas. La compañía planea ensamblar cinco autos para Renault, dos para Alpine, y uno cada uno para Nissan y Mitsubishi en el complejo de Electricity, que alberga las fábricas de Douai, Maubeuge y Ruitz. Entre los proyectos destacados se encuentra la producción de la nueva versión del icónico Renault 5, así como el desarrollo de un coche eléctrico denominado Legend, con un precio objetivo por debajo de los 20.000 euros.

El lanzamiento de Ampere no solo representa una nueva etapa para Renault en la producción de coches eléctricos, sino que también es un componente clave del plan ideado por Luca de Meo para diversificar los negocios del grupo automovilístico. Tras un periodo desafiante en 2020 y 2021, con pérdidas significativas y un cambio en la dirección, Renault busca revitalizar su posición en el mercado automotriz a través de iniciativas en movilidad, energía renovable y reciclaje, con un enfoque particular en el vehículo eléctrico.

El plan de negocios de Ampere tiene como objetivo alcanzar el hito de un millón de vehículos eléctricos en 2031, con un margen operativo del 10%. Para respaldar esta ambiciosa meta, la compañía Ampere busca una inversión conjunta de 800 millones de euros entre sus socios de alianza, Nissan y Mitsubishi. Nissan, comprometiéndose a adquirir hasta un 15% del capital, muestra su respaldo a la visión de Ampere y Renault.

La visión de Ampere no se limita solo a la producción de autos eléctricos; Ampere aspira a ser pionera en igualar los precios de vehículos de combustión y eléctricos. Con el objetivo de reducir un 40% los costos de fabricación en el segmento C del mercado automotriz, Ampere busca dar respuesta al consumidor general y convertirse en un referente en la industria.

A pesar de los desafíos financieros y la competencia en el mercado eléctrico, Ampere representa una apuesta estratégica para Renault, que busca no solo liderar en la fabricación de coches eléctricos asequibles, sino también revitalizar su posición en el mercado automotriz global. Con el respaldo de sus socios y una visión audaz, Ampere busca contribuir al impulso de la movilidad sostenible y consolidar a Renault como un referente en la era de los vehículos eléctricos. De este modo Renault se convierte en el único fabricante tradicional que ha decidido separar su negocio de coches eléctricos de los coches de combustión.