Dom. Feb 25th, 2024
El primer taxi volador eléctrico llegaría a París durante los Juegos Olímpicos de 2024 marcando un hito global en la tecnología de vuelo urbano. Aunque el proyecto está avanzando, aún se enfrenta a desafíos regulatorios y la aprobación gubernamental.

La ciudad de París se encuentra en la vanguardia de la movilidad urbana aérea, con planes para introducir taxis voladores durante los próximos Juegos Olímpicos de verano en 2024. Esta ambiciosa iniciativa podría marcar un hito global en la implementación de la tecnología de vuelo urbano.

Durante el Salón Aeronáutico de París, varios fabricantes de taxis aéreos presentaron sus innovadores productos en un esfuerzo por obtener apoyo en la industria. Entre ellos, la compañía alemana Volocopter, que tiene previsto ofrecer servicios de taxi volador en los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, es importante destacar que, hasta el momento, ninguna de estas empresas ha recibido la aprobación gubernamental para operar en Francia. Volocopter, aunque aspira a ser pionera en este campo, enfrenta el desafío de someter su aeronave a rigurosas pruebas meteorológicas y presentar una extensa documentación a la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea.

Los desafíos de implementar taxis voladores eléctricos

Dirk Hoke, CEO de Volocopter, reconoció que obtener la aprobación no será tarea sencilla, señalando que “no es un paseo por el parque ser el primero…”. La empresa planea llevar a cabo pruebas de sus taxis aéreos eléctricos en diversos entornos en Alemania en los próximos meses.

Los obstáculos no son únicamente regulatorios. El sector de los taxis aéreos ha enfrentado dificultades relacionadas con la ralentización económica mundial, lo que ha llevado a la disminución del valor de las empresas que respaldan estos proyectos en un 30% en los últimos años. Además, muchos inversores han optado por invertir en drones en lugar de taxis voladores.

Estos desafíos financieros plantean incertidumbres sobre el futuro de muchas empresas dedicadas al desarrollo de taxis aéreos. A pesar de ello, Hoke expresó su deseo de que el presidente francés, Emmanuel Macron, sea el primer piloto de sus taxis voladores, considerándolo un fuerte respaldo a la innovación en movilidad aérea urbana.

Los taxis voladores eléctricos podrían iniciar la revolución en movilidad urbana

Se espera que los vuelos de taxis aéreos, en un principio, sean de corta distancia y costosos debido a las limitaciones de la tecnología de baterías. El éxito a largo plazo de estos vehículos dependerá en gran medida de la implementación de sistemas efectivos para gestionar el tráfico aéreo y garantizar la seguridad de los pasajeros. A medida que el sector avance, se prevé que el número de taxis aéreos y drones se multiplique en millones, lo que podría marcar el comienzo de una revolución en la movilidad urbana.

Mientras el mundo espera la llegada de esta novedosa forma de transporte, la ‘start-up’ alemana Volocopter se destaca al anunciar que planea iniciar los servicios de taxi aéreo en 2024 en Europa, presentando el VoloCity, un biplaza excepcionalmente silencioso y sostenible que utiliza 18 rotores alimentados por baterías. La elección de París para el inicio oficial de sus servicios durante los Juegos Olímpicos de 2024 se considera un movimiento audaz.

Así es el VoloCity, el primer taxi volador eléctrico

El VoloCity, el buque insignia de la empresa Volocopter, se presenta como una verdadera innovación en la movilidad urbana aérea. Este taxi aéreo eléctrico, con capacidad para dos pasajeros, está diseñado para sobrevolar las congestionadas calles de las ciudades, ofreciendo un transporte rápido, eficiente y sostenible. El VoloCity funciona con nueve baterías recargables, lo que permitirá operaciones rápidas mediante baterías intercambiables. Además, cuenta con tecnología aérea de última generación y controles de vuelo avanzados, lo que garantiza movimientos suaves y un alto nivel de seguridad

Con su capacidad de despegue y aterrizaje vertical, el VoloCity es una aeronave que ha superado rigurosas pruebas de seguridad y está en camino de obtener la certificación de tipo (TC) de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA). Este logro respalda su idoneidad para su futura operación en metropolis de todo el mundo, mejorando la movilidad urbana al proporcionar una alternativa ecológica y eficaz a los medios de transporte tradicionales.

El VoloCity ha demostrado su capacidad realizando más de 1.500 vuelos de prueba, en diversas iteraciones del prototipo. Aunque inicialmente se prevé que los vuelos sean pilotados, con un piloto y un pasajero a bordo, el objetivo a largo plazo es ofrecer un servicio totalmente autónomo, lo que allanará el camino hacia una transformación significativa en la movilidad urbana.

El diseño limpio y avanzado del VoloCity, junto con su enfoque en la sostenibilidad, lo posiciona como un cambio de juego en la forma en que las personas se desplazan en las grandes ciudades. Con 18 rotores, este innovador taxi aéreo ofrece una alternativa rápida, cómoda y ecológica para conectar los principales centros de transporte, como estaciones de tren y aeropuertos. El VoloCity no solo representa un avance tecnológico, sino también una solución para aliviar la congestión urbana y reducir las emisiones de carbono en nuestras ciudades.

El primer vertipuerto de Europa se situaría a las afueras de París

A medida que París se prepara para transformar su movilidad urbana aérea, se vislumbran avances significativos en el proyecto de taxi aéreo eléctrico. El primer vertipuerto de Europa, ubicado en Pontoise, a las afueras de París, da un vistazo a cómo será este innovador servicio.

Las instalaciones del vertipuerto, donde los futuros pasajeros comenzarán su viaje, están diseñadas para brindar eficiencia y seguridad. Damian Kysely, responsable de infraestructuras de Skyports, explica que antes de abordar el aerotaxi, los pasajeros pasarán por un proceso de facturación que incluye verificación biométrica. Esto garantiza la identidad correcta en el momento adecuado.

Una vez dentro de una pequeña sala de pasajeros, aproximadamente cinco minutos antes del despegue, se invitará a los pasajeros a abordar el aerotaxi, nuevamente, después de pasar por un portal biométrico. Estos procedimientos buscan proporcionar una experiencia segura y sin problemas para los viajeros aéreos.

El aerotaxi, como parte de este proyecto, tendrá la capacidad de aterrizar en uno de los cinco vertipuertos planificados en la región parisina, uno de los cuales se ubicará en el corazón de París, sobre una barcaza flotante en el río Sena.

Si bien las expectativas y la emoción son altas, aún existen desafíos por superar. Los residentes de París deberán votar sobre la llegada de estas aeronaves eléctricas, y se espera que estos taxis aéreos sean cuatro veces más silenciosos que los helicópteros convencionales.

Además, la empresa alemana Volocopter, que supervisa el proyecto, aguarda ansiosamente la certificación de la Agencia Europea de Seguridad Aérea. Jean-Christophe Drai, Director de Ventas de Volocopter Francia, enfatiza la importancia de la certificación como su principal prioridad, buscando cumplir con un objetivo razonable y alcanzable.

La pregunta que permanece en el aire es si París se convertirá en la primera capital del mundo en implementar un servicio de taxi volador. Los responsables del proyecto tienen menos de un año antes de los Juegos Olímpicos para convencer a los reguladores y las autoridades de que esta audaz visión de movilidad aérea puede hacerse realidad.