Vie. Jul 19th, 2024
MackTrucks-huelgaRuark, S. (2023). Members of UAW Local 171 picket outside a Mack Trucks facility in Hagerstown, Maryland after going on strike Monday, October 9, 2023. Workers voted down a tentative five-year contract agreement that UAW negotiators had reached with the company. [Image]. Recuperado de https://www.wsws.org/en/articles/2023/10/09/mack-o09.html

Los empleados de Mack Trucks, subsidiaria de Volvo Group, inician huelga nacional tras rechazar cambios en las condiciones de trabajo, acrecentando las tensiones en la industria automotriz.

Los trabajadores argumentan que las condiciones son insuficientes para hacer frente al aumento de los costes de vida. Se estima que la discordia entre el sindicato UAW y la compañía podrá afectar a la economía estadounidense.

Los empleados de Mack Trucks, una subsidiaria de Volvo Group (VOLVb.ST), han iniciado una huelga a nivel nacional después de rechazar un contrato propuesto de cinco años. La decisión fue anunciada por el sindicato United Auto Workers (UAW) el lunes 9 de Octubre, marcando el último revés en las negociaciones laborales de Estados Unidos.

Aproximadamente el 73% de los 4.000 trabajadores distribuidos en Pensilvania, Florida y Maryland votaron en contra del contrato, que incluía un aumento salarial del 19%. Esta medida ha generado tensiones significativas, ya que Ford Motor (F.N) había ofrecido un aumento del 23% a sus trabajadores en medio de conversaciones contractuales con la UAW.

El contrato rechazado también incluía una prima de ratificación de 3.500 dólares, mejoras en las prestaciones de jubilación, tiempo libre adicional para ciertos empleados y una reducción en el tiempo necesario para alcanzar el salario máximo. Sin embargo, algunos trabajadores han expresado su descontento, argumentando que el aumento salarial propuesto era insuficiente para hacer frente al aumento de los costos de vida.

Will Lehman, técnico de materiales en las instalaciones de Mack en Lehigh Valley, Pensilvania, manifestó su descontento con la UAW, acusando al sindicato de respaldar un contrato provisional que considera “falso”. Según Lehman, el costo de vida ha aumentado más rápido que la oferta del 19% de Mack.

El presidente de la UAW, Shawn Fain, quien había apoyado inicialmente el contrato de Mack, elogió la decisión de los trabajadores de Mack de luchar por un mejor acuerdo y mostrarse dispuestos a tomar medidas drásticas para lograrlo.

Stephen Roy, presidente de Mack, expresó la sorpresa y decepción de la empresa ante la huelga. Roy destacó el compromiso de Mack con las negociaciones de buena fe y recordó que habían alcanzado un acuerdo provisional respaldado por la UAW Internacional y el Consejo de Camiones Mack de la UAW.

Un vistazo a la compañía Mack Trucks y su peso en la industria automotriz estadounidense

Mack Trucks es una reconocida empresa estadounidense fabricante de camiones medianos y pesados, con una rica historia que se remonta a principios del siglo XX. Fundada en 1900 en Brooklyn, Nueva York, por los hermanos Jack y Augustus Mack, la compañía ha sido un pilar en la industria de camiones comerciales en los Estados Unidos.

A lo largo de los años, Mack Trucks se ha destacado por la producción de vehículos robustos, conocidos por su durabilidad en condiciones de trabajo exigentes. Sus camiones se han utilizado en una amplia gama de aplicaciones, desde la construcción y la minería hasta el transporte de carga pesada por carretera.

En el año 2000, Mack Trucks fue adquirida por el Grupo Volvo. Esta adquisición fortaleció la posición de Mack en el mercado global y permitió una mayor colaboración en la investigación y desarrollo de tecnologías avanzadas de vehículos comerciales.

Posibles negociaciones entre la UAW y Mack Trucks

El reciente episodio de huelga en Mack Trucks, ha destacado la importancia de esta empresa en el panorama de la industria automotriz de Estados Unidos. La huelga, que involucra a miles de empleados en diferentes ubicaciones, refleja las crecientes tensiones laborales en el sector y las demandas de los trabajadores por mejores condiciones laborales y salarios.

Mack Trucks, al igual que otras empresas automotrices, se encuentra en medio de un contexto laboral complejo en el que los sindicatos están presionando por acuerdos más favorables para los trabajadores. Estos acontecimientos tienen un impacto directo en la producción y las operaciones de la industria automotriz, lo que a su vez puede afectar a la economía en general.

La UAW ha anunciado su intención de ponerse en contacto con Mack para programar nuevas rondas de negociación. En una carta dirigida a la empresa, la UAW subrayó su compromiso de explorar todas las opciones para llegar a un acuerdo satisfactorio, aunque reconoció que aún no se ha alcanzado un consenso.

Este episodio de agitación laboral en el sector automotriz se suma a una serie de conflictos laborales en otros sectores, como el transporte marítimo y la atención médica, en los que los sindicatos han recurrido a huelgas y otras acciones para presionar a las empresas en medio de un creciente apoyo público a las demandas sindicales.

Impacto en la industria automotriz de la huelga de los trabajadores de Mack Trucks

La huelga de la UAW, que comenzó el 15 de septiembre, continúa afectando a las instalaciones de los tres principales fabricantes de automóviles de Detroit, con alrededor de 25.000 de los 146.000 empleados de la UAW en General Motors (GM.N), Ford y Stellantis (STLAM.MI) en huelga.

El sindicato ha indicado que no planea extender las huelgas, citando avances en las conversaciones con los fabricantes. Mientras tanto, los trabajadores canadienses de GM también enfrentan un plazo límite para las negociaciones contractuales que podría resultar en otra huelga.

La huelga de la UAW ha tenido un impacto significativo en la producción y las ganancias de las empresas automotrices. Deutsche Bank estimó que GM perdió 34,176 vehículos de producción, Ford 21,296 y Stellantis 18,893, lo que ha reducido las ganancias totales de los Tres de Detroit en 946 millones de dólares hasta la fecha.

Se prevé que la industria de autopartes de México también sufra pérdidas económicas importantes, con un impacto estimado de 412 millones de dólares en la producción. Según Anderson Economic Group, las pérdidas económicas totales hasta la tercera semana completa de huelga ascienden a 5.500 millones de dólares, incluyendo salarios perdidos, pérdidas para los fabricantes de automóviles, proveedores y distribuidores, así como sus clientes.