Vie. Dic 8th, 2023
El MSC Irina se alza como el nuevo buque portacontenedores más grande del mundo, superando a su predecesor, el MSC Tessa. Este monumental buque, construido por el astillero chino Hudong Zhonghua Changxing Shipbuiding en septiembre de 2022, es la última maravilla de la ingeniería marítima.

¿Por qué MSC ha adquirido el MSC Irina?

El MSC Irina, fue adquirido por la compañía naviera Mediterranean Shipping Company (MSC) para continuar liderando la industria del transporte marítimo. MSC es una de las principales navieras del mundo con presencia global en el sector de transporte de contenedores. MSC adquirió el MSC Irina como parte de su estrategia para mantener su posición de liderazgo en el transporte marítimo de contenedores y satisfacer la demanda de un transporte de mercancías más eficiente y sostenible a nivel global. La construcción del buque en el astillero chino Jiangsu Yangzi Xinfu Shipbuilding Co., es un reflejo de la colaboración internacional en la industria naval y la experiencia de China en la construcción de buques de gran tamaño.

Características del MSC Irina, el buque más grande del mundo

El MSC Irina es indiscutiblemente una proeza de la ingeniería marítima y la logística de transporte. Con capacidad para albergar 24,416 TEU o contenedores de 20 pies, este coloso del mar supera a la mayoría de sus competidores, consolidándose como el portacontenedores con la mayor capacidad construido hasta la fecha.

Las dimensiones del MSC Irina asombran a la industria, con casi 400 metros de eslora y 61,3 metros de manga, lo que lo convierte en un gigante de los mares. Sin embargo, su grandeza no se limita a su tamaño. Este buque ha incorporado tecnologías de vanguardia diseñadas para mejorar su eficiencia energética y reducir su huella ambiental.

El MSC Irina está dotado con un potente motor diésel WinGD-11X92 de 71,000 kW, este gigante del mar puede alcanzar velocidades de hasta 22.5 nudos, lo que equivale a aproximadamente 41.67 kilómetros por hora, marcando una nueva era en la industria del transporte marítimo. Este increíble avance se logró gracias a la optimización del diseño, específicamente en la superestructura del barco, el mástil de radar y otros elementos relacionados, adaptados para mejorar el rendimiento en rutas operativas.

Uno de los aspectos más destacados es su innovador sistema de lubricación por aire, que crea una “alfombra de burbujas” bajo el casco del buque. Esta tecnología reduce significativamente la fricción con el agua, disminuyendo el consumo de combustible y, como resultado, las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Se estima que estas mejoras permitirán un ahorro de energía del 3% al 4%, un avance significativo en un momento en que la sostenibilidad se ha convertido en un tema crítico en la industria marítima.

MSC Irina vs MSC Tessa: Diferencias entre el actual buque más grande del mundo y su predecesor

La comparación entre el MSC Tessa y el MSC Irina revela diferencias sustanciales que decantan la balanza y destacan las ventajas competitivas de la más reciente adquisición de la Mediterranean Shipping Company, EL MSC Irina.

Si bien el MSC Tessa, con una capacidad para 24,116 TEU, ya era impresionante, el MSC Irina lo supera con un colosal espacio para 24,416 TEU, lo que representa una diferencia de carga de 300 contenedores adicionales. Esta capacidad adicional le permite al MSC Irina ser aún más versátil en su capacidad de carga y, por lo tanto, más atractivo para clientes y operadores logísticos que buscan un transporte eficiente y de gran escala.

No obstante cabe señalar que el MSC Tessa, predecesor del MSC Irina, no se queda atrás en términos de magnitud. Con una eslora de 399.9 metros y una manga de 61.5 metros, este coloso se mantuvo en la cima de la clasificación como el portacontenedores más grande del mundo hasta que el MSC Irina lo superó. No obstante, aunque el MSC Tessa es un poco más ancho que el MSC Irina, el MSC Irina es en realidad más grande que el MSC Tessa en términos de capacidad de carga, lo que lo convierte en el portacontenedores más grande del mundo. A pesar de que el MSC Irina puede tener dimensiones ligeramente más pequeñas en algunos aspectos, como la manga o la eslora, su capacidad de carga en términos de TEU es mayor.

Sin embargo, más allá de la capacidad, el MSC Irina destaca por su enfoque en la eficiencia energética y la sostenibilidad. Equipado con tecnologías avanzadas, como el sistema de lubricación por aire que reduce la fricción y disminuye el consumo de combustible en un estimado 3-4%, el MSC Irina se posiciona como un líder en el transporte marítimo respetuoso con el medio ambiente. Estas características se vuelven cada vez más importantes en un mundo que busca reducir las emisiones de carbono y promover prácticas más sostenibles en el transporte.

La naviera MSC consolida su posición en la industria gracias al MSC Irina

MSC ha puesto en marcha una estrategia audaz para consolidar su posición en la industria del transporte marítimo, y su impresionante cartera de pedidos es un testimonio de ello. Con más de 134 buques encargados, incluyendo 14 megamax y 22 megamax adicionales, cuya entrega se prevé en el transcurso de este mismo año 2023, la naviera se prepara para un prometedor período de expansión y modernización.

Estas inversiones reflejan la firme determinación de MSC en la renovación de su flota y en su continuo liderazgo como operador independiente en las rutas oceánicas más transitadas del mundo. La adquisición de buques de gran capacidad, como el MSC Irina, y la inclusión de megamax en su flota indican su compromiso con el crecimiento y la satisfacción de las crecientes demandas de transporte de mercancías en el mercado global.

Este enfoque estratégico adquiere aún más relevancia a la luz del anuncio de la finalización de la Alianza 2M con Maersk en 2025, lo que marca un hito significativo en la evolución de la industria naviera. MSC demuestra su disposición a liderar el camino en solitario, manteniendo su estatus como uno de los actores clave en el transporte de contenedores a nivel mundial. Su enfoque en la renovación, la capacidad y la sostenibilidad augura un futuro brillante en el horizonte del transporte marítimo.

¿Qué pasó entre Maersk y MSC?

La Alianza 2M, también conocida como “2M Alliance,” fue una asociación estratégica en la industria del transporte marítimo que involucraba a dos de las principales navieras del mundo: Maersk Line y MSC. La alianza se estableció en 2014 y se centraba en la cooperación en las rutas de transporte marítimo entre Asia, Europa y Estados Unidos.

Los objetivos principales de la Alianza 2M eran mejorar la eficiencia operativa, reducir costos y optimizar las operaciones de transporte de mercancías entre los dos socios. La alianza permitió compartir buques y capacidades, lo que redujo el exceso de oferta en ciertas rutas, mejoró la programación de los servicios y aumentó la competitividad de ambas navieras en un mercado altamente competitivo.

Sin embargo, en 2020, se anunció que la Alianza 2M se disolvería a partir de 2021, marcando el final de su colaboración. La decisión de poner fin a la alianza se debió a que MSC y Maersk optaron por seguir caminos separados y competir de manera independiente en el mercado de transporte marítimo. Ambas compañías buscaban expandir y diversificar sus propias operaciones, y la disolución de la alianza les permitiría hacerlo de manera más autónoma.

Esta separación marcó un hito en la evolución de la industria naviera y reflejó la dinámica competitiva en constante cambio en el mercado de transporte de contenedores. Aunque la Alianza 2M llegó a su fin, tanto Maersk como MSC continúan siendo actores clave en el transporte marítimo y siguen liderando la industria con sus flotas y servicios independientes.