Mié. Abr 24th, 2024

El Puerto de Valencia experimenta un descenso en su actividad durante el verano, afectando principalmente a su tráfico estrella, el contenedor. Paradójicamente, mientras las importaciones aumentan, las exportaciones se frenan.

La tendencia de freno del tráfico que se inició en julio se ha acentuado en agosto, generando cifras negativas en la evolución del puerto. Según los datos proporcionados por la Autoridad Portuaria de Valencia, se ha registrado una manipulación de 43,92 millones de toneladas hasta agosto, lo que supone un retroceso del 0,99% en comparación con el mismo período del año anterior. Además, el tráfico de contenedores ha experimentado una contracción del 1,17%, alcanzando un total de 2,92 millones de TEU.

En cuanto a las mercancías containerizadas, se observa un aumento del 4,29% en las importaciones después de fuertes caídas debido al desplome del consumo interno. Sin embargo, las exportaciones muestran un descenso del 6,85%. El tráfico de import-export puro, que en conjunto retrocede un 3,74%, combinado con el tránsito internacional (-0,76%), resulta en una contracción del 1,79%.

Además, el tráfico de cruceros también ha experimentado un descenso, con un total de 256,690 pasajeros, lo que representa una disminución del 12,985 pasajeros en comparación con el año anterior.